Autor: notas en blanco

Aquellos que murieron por la vida no deberían llamarse muertos. Aquellos que son eternos no dejan de hablarnos nunca.